martes, 24 de febrero de 2009

Mulva - Munigua II

Haz clic en la imagen para ver a tamaño completo - Click on image to enlarge

10 comentarios:

antosevi dijo...

Fantástica toma, un tratamiento muy conseguido.... a mí personalmente me sobra un pokito de cielo arriba... pero ¡¡¡leches!!! es tan pokito... que me da vergüenza comentarlo.
Me gusta especialmente que las líneas de las columnas no sean totalmente perpendiculares ni paraleas a las lineas maestras.... hay vida.
salu2

Jan Puerta dijo...

Con cuatro piedras bien puestas y la sensibilidad a flor de piel le sacas un partido tremendo a esta serie última de imágenes.
Un abrazo

charmante dijo...

Con lo poquita cosa que parecen...., es una pasada la foto.
Muy chulas

Mariluz dijo...

Qué buenas tus últimas imágenes, Ramón, me han gustado mucho, el tratamiento que les das les viene de perlas.
Las de Crucifixión me han parecido fantásticas, me encanta este nuevo estilo tuyo, es como una nueva etapa :-)
Un abrazo!

luis calle dijo...

Mariluz tiene razón. Creo que con esta imágen confirmas tu evolución hacia un nuevo estilo. A mi no me sobra nada de cielo, aunque lo hubiese preferido más dramatizado, claro que no siempre se tiene todo lo que uno quiere.
Un saludo

Martín Cabeza dijo...

Impresionantes fotos e impresionante el sitio...

¡Enhorabuena Ramón!

Ripley dijo...

a mi tb me gusta mucho el nuevo aire de tus ultimas fotos, creo que la presentacion es muy elegante y sobre esta ultima el dilema es saber el punto justo por donde meter la tijera. son fotos muy buenas.

Víctor Roblas dijo...

Pues a mi ni me sobra ni me falta, e encanta tal y como está. El tratamiento como siempre de lujo, aunque en este caso la tomta original ya está perfecta.

Ricardo dijo...

Una imagen con sello de calidad propio, sí señor. Un punto de vista con una iluminación muy bien medida a mi forma de entenderla. Me ha gustado y mucho.
Saludos

José-Angel dijo...

Leyendo los anteriores comentarios, yo pienso que está muy bien así. El cielo dramatiza en el punto justo para no quitar protagonismo al templo.